Uncategorized

Alianza por la salud alimentaria


México DF A 20 de Junio del 2014

Dr. Graziano Da Silva

Director General de la Organización de las Naciones Unidas

para la Agricultura y la Alimentación (FAO)

Presente.-

 

Estimado Dr. Graziano Da Silva

 

A través de la presente, organizaciones y movimientos de la sociedad civil queremos compartir nuestra consternación acerca de lo importante que es mantener a las Grandes Industrias fuera de las discusiones internacionales. México es hoy un ejemplo de la interferencia de estas corporaciones trasnacionales y el impacto que esto tiene en la salud de la población. La situación alimentaria actual en nuestro país y en gran parte de los países del mundo se encuentra en un grave deterioro, por lo que es imprescindible actuar e impulsar todas las medidas necesarias para recuperar la salud alimentaria en base a sistemas alimentarios sustentables.

 

La rica y equilibrada dieta tradicional de México, basada en la diversidad cultural y biológica del territorio nacional y centrada en el cultivo de la milpa, ha sido quebrantada por la invasión de alimentos altamente procesados, de tal forma que en la actualidad contamos con el siguiente panorama:

 

*   En México las primeras causas de muerte son por diabetes y enfermedades cardiovasculares (ECV), el 10% de las muertes por diabetes y ECV son causados por consumo de bebidas azucaradas. La mayor parte del presupuesto en salud se utiliza para padecimientos como diabetes y ECV. El costo total de tratar enfermedades relacionadas con sobrepeso y obesidad asciende a $80 mil millones de pesos al año en nuestro país, el cual llegará a $150 mil millones en 2017 si no se toman acciones preventivas[1].

 

*   El 85% de los recién nacidos son alimentados con fórmula[2], las fórmulas, especialmente las promocionadas para 6 meses en adelante contienen altos porcentajes de azúcar añadida (14 al 27%)[3], casi el 40% de la ingesta calórica total entre los preescolares proviene de productos procesados[4], el 12%4 de la energía total entre los niños y niñas proviene de refrescos; los niños y niñas son sometidos a altas exposiciones de publicidad de productos no saludables, principalmente de refrescos y dulces[5]. En promedio, un niño ve alrededor de 11 comerciales de comida chatarra por hora[6]. Los mexicanos somos los mayores consumidores de refrescos (163 litros por persona al año)[7], de pastelillos procesados, de sopas instantáneas y uno de los mayores consumidores de botanas[8].

 

*   El 75% de la población vive algún tipo de inseguridad alimentaria, 64.8 millones viven en condiciones de pobreza y pobreza extrema (55.3%), 18% de los niños menores de 5 años padecen desnutrición, 34% de los niños y niñas tienen sobrepeso u obesidad, 35% de los adolescentes y el 70 % de los adultos padecen de sobrepeso y obesidad. El 14% tiene diabetes diagnosticada y el 40% síndrome metabólico2.

 

*   En la nueva regulación en materia de etiquetado, sello nutrimental y publicidad dirigida a la infancia se observa la fuerte presencia y presión de la industria, generando confusión entre la población y graves riesgos a la salud al recomendar un requerimiento diario de azúcares añadidos de 90 gramos al día y al poder publicitar productos que porten un sello nutrimental promoviéndolos como saludables cuando no lo son. [9] Otro ejemplo de bloqueos y violaciones es en la falta de cumplimiento del Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de leche materna, provocando graves consecuencias en los neonatos[10].

 

*   La situación en el campo también es deplorable; mientras millones de pequeños productores agrícolas están sumidos en la pobreza, endeudados y en la ruina, diez grandes empresas agroalimentarias reciben millones de pesos en subsidios por parte del gobierno. Tan sólo en el 2011 Bachoco, Gamesa, Cargill, Gradesa, Maseca, entre otras, recibieron 1,411 millones de pesos en subsidios; mientras que de la población rural nacional, estimada en 27 millones de personas, 18 millones no tienen acceso a la canasta básica, y más del 50 por ciento  son niñas y niños que carecen de la mínima alimentación para desarrollarse[11]. Así mismo las importaciones de productos como maíz, frijol y otros siguen creciendo, mientras que los pequeños y medianos productores trabajan a marchas forzadas y bajo conflictos para comercializar sus productos[12].

 

*   Las grandes corporaciones impulsan políticas que son de riesgo para la agricultura familiar y el bienestar público, con el afán de generar mayores ganancias. Los agricultores milperos, que antes se autoabastecían manteniendo cierta autonomía, han tenido que emigrar por el menoscabo del campo mexicano; y los que se quedan enfrentan el riesgo creciente de la contaminación transgénica de sus milpas. Las transnacionales y el mismo gobierno mexicano buscan imponer el cultivo masivo de maíces genéticamente modificados, que ponen en riesgo la viabilidad completa del país siendo México centro de origen y diversificación continua del maíz. La ciudadanía ha logrado defender los maíces nativos a través de una demanda colectiva contra el maíz transgénico. Ha enfrentado al día de hoy 63 impugnaciones de las corporaciones y del propio gobierno en contra de esta colectividad y de la media cautelar dictada por el juez federal, quien ha suspendido todas las siembras de maíz genéticamente modificado mientras dure el juicio[13]. Pero las presiones y poderes fácticos son cada vez más intensos.

Detrás de este horizonte y estos números hay rostros, sufrimiento humano, violaciones y miles de muertes prevenibles. Estos hechos, entre otros, han conformado un ominoso ambiente obesigénico y de mala nutrición generalizada en el país: un entorno que induce al deterioro de los hábitos alimentarios y que produce sobrepeso, obesidad, diabetes; desprotege a la población, no garantiza los derechos a la información, a la alimentación sana, segura y culturalmente adecuada, al agua, a la salud y a una vida digna.

 

La acción de la Grandes Industrias o las corporaciones ha sido la fuerza más significativa encargada de bloquear los esfuerzos para la regulación en todas las áreas relacionadas con la salud alimentaria,desde el cultivo hasta el consumo.[14],[15]

 

Este proceso ha sido posible gracias la omisión por parte del Estado de su obligación de proteger el derecho a la salud y a la alimentación adecuada de la población mexicana, y sus acciones a favor de los intereses privados por encima del bien común.

 

México es Miembro Estado de las Naciones Unidas; las recomendaciones que se emiten en los distintos órganos internacionales son importantes para nuestro país y son de gran apoyo para que la ciudadanía y que nuestro gobierno cuente con mayores instrumentos para garantizar el bienestar de la población.

 

Es por ello que las organizaciones y movimientos de la sociedad civil solicitamos firmemente a los organismos internacionales:

 

*      Permitir el involucramiento formal de las organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales para el interés público, en las discusiones preliminares y en la Segunda Conferencia Internacional de Nutrición

*      Reconocer la necesidad de clarificar y tomar acción en el tema de Conflictos de Interés tanto individual como institucional.

*      Realizar las decisiones sin involucramiento de la Gran Industria y mantener una política libre de conflicto de interés.

 

Referencias

 

[1] El Poder del Consumidor en: http://elpoderdelconsumidor.org/saludnutricional/10-de-muertes-provocados-por-la-obesidad-en-mexico-se-deben-al-consumo-de-bebidas-azucaradas/ y Mozaffarian, et al. Global Burdens of Disease. 2013.

[2] Gutiérrez JP, Rivera-Dommarco J, Shama-Levy T, Villalpando-Hernández S, Franco A, Cuevas-Nasu L, Romero-Martínez M, Hernández-Ávila M. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Cuernavaca, Méxic: Instituto Nacional de Salud Pública, 2012.

[3]Calvillo A, Xaviera C, García K. La alimentación industrializada del lactante y niño pequeño , el nuevo mega negocio. El Poder del Consumidor 2013. México DF.

[4]González-Castell D, González-Cossio T, Barquera S et al. Alimentos industrializados en la dieta de los preescolares mexicanos.SaludPúblicaMex 2007;49:345-356

[5]Instituto Nacional de Salud Pública. Publicidad de alimentos y bebidas. Disponible en: http://www.insp.mx/epppo/blog/2984-publicidad-alimentos-bebidas.html

[6]El Poder del Consumidor. La Publicidad de comida chatarra dirigida a la infancia en México. Octubre 2010

[7] Euromonitor 2009

[8] Revista del Consumidor de la Procuraduría Federal del Consumidor PROFECO. Reporte de pastelillos empacados. Disponible en: http://revistadelconsumidor.gob.mx/wp-content/uploads/2014/04/RC445_Pastelitos.pdf

[9]Impera caos y contradicción en los criterios de gobierno para combatir la obesidad. El Poder del Consumidor. Disponible en: http://elpoderdelconsumidor.org/saludnutricional/impera-caos-y-contradiccion-en-el-combate-gubernamental-la-obesidad/

[10]Calvillo A, Xaviera C, García K Cesáreas y lactancia materna, las primeras causas de la epidemia de obesidad en México. El Poder del Consumidor 2013. México

[11]Alonso-Sánchez LM. Millones en pobreza, 10 grandes empresas absorben subsidio. El Punto Crítico. 2012

[12]Vargas U. En riesgo más de 150 mil toneladas de manzana. El Barzón, México. 2013. Disponible en: http://elbarzon.mx/2014/03/en-riesgo-mas-de-150-mil-toneladas-de-manzana-el-barzon-chihuahua/

[13]San Vicente A. La defensa de nuestro maíz contra los transgénicos. Blog El Universal. 2013. México. Disponible en: http://blogs.eluniversal.com.mx/weblogs_detalle20220.html

[14] Bellagio Declaration 2013. Disponible en: http://bellagioobesity2013.web.unc.edu/files/2013/11/bellagio_declaration_11-11-13.pdf. Fecha de consulta: 10/01/14.

[15]Organización Mundial de la Salud. WHO Director-General addresses health promotion conference. Disponible en: http://www.who.int/dg/speeches/2013/health_promotion_20130610/en/. Fecha de consulta: 10/01/14.

 

 

Organizaciones y Movimientos de la Sociedad Civil que suscribimos el presente comunicado